Economía Circular, compromiso social

Fuente: RECC
Fuente Imagen: RECC

El nuevo paradigma social, medioambiental y económico que representa la Economía Circular sirvió ayer como punto de encuentro para más de 200 administraciones públicas, de toda Europa, en Sevilla. La ciudad hispalense se convirtió por un día en el epicentro europeo de la Economía Circular gracias a la Jornada “Economía Circular: el Compromiso de las Ciudades” organizada por la Federación Española de Municipios y Provincias, el Ayuntamiento de Sevilla y ECOEMBES.

El acto tuvo su punto culmen con la Declaración de Sevilla como ciudad por una Economía Circular, documento al que se adhirieron otras 50 ciudades de todo el territorio nacional, en una clara muestra de que las administraciones públicas europeas comienzan a focalizar sus esfuerzos en medidas que favorezcan la implantación de Economía Circular en el devenir de sus días, cumpliendo así con el Paquete de Medidas sobre Economía Circular de la Unión Europea y que entra dentro de los compromisos en materia medioambiental europea para 2030, firmado en la Cumbre de París.

La colaboración público-privada es esencial para el cumplimento de este tipo de compromisos y cada vez son más los ayuntamientos, a través de la Red Española de Ciudades por el Clima (RECC), y las empresas que se unen a esta iniciativa de realizar prácticas ecoeficientes y tener un consumo más racional en sus procedimientos.

Gracias a la Economía Circular el valor de los productos y materiales se mantiene durante el mayor tiempo posible, ayudando a reducir el uso de recursos el mínimo y conservarlos dentro de la economía cuando un producto ha llegado al final de su vida útil, con la intención de reutilizarlos repetidamente y seguir creando valor. Este nuevo paradigma establece un programa de acción concreto y ambicioso, con medidas a cumplir por cada uno de los eslabones de la cadena de valor, desde la producción hasta el consumo, favoreciendo a la remanufactura, el manejo de desechos y la devolución de materias primas secundarias a la economía.

Las medidas adoptadas en torno a la Economía Circular se vinculan estrechamente con las prioridades de la Unión Europea, como son el empleo, el crecimiento, la agenda de inversiones, el clima, la energía, la agenda social, la innovación industrial y los esfuerzos mundiales para garantizar el desarrollo sostenible.